dimarts, 15 de març de 2016

ESQUERRA DE MENORCA FRENTE A LA DEROGACIÓN DE LA NTT

Ante el anuncio del Consell Insular de Menorca de derogar la Norma Territorial Transitoria, Esquerra de Menorca-Esquerra Unida manifiesta su apoyo a esta decisión por considerar aquel instrumento de ordenación territorial potencial causante de futuros impactos paisajísticos y que solo favorecía los intereses particulares de algunos grupos de presión de la isla.

Antes de su aprobación en diciembre de 2014, Esquerra de Menorca ya expresó su oposición a la NTT presentando las alegaciones correspondientes referidas al cambio importante de modelo territorial, al actuar de forma menos restrictiva en cuanto a la ocupación del suelo y permitir actuaciones modificadores en cuanto a densidades, alturas y volúmenes constructivos o en el aumento importante de las plazas hoteleras, en una apuesta por el crecimiento urbanístico, que incide apreciablemente en diversos aspectos limitadores del PTI en relación con el régimen de las zonas turísticas. Hechos causantes de un mayor consumo de territorio, de recursos energéticos y de agua, además de ir en contra del planeamiento sostenible que se quiere dar a la actividad turística de un territorio declarado Reserva de la Biosfera, sin tener en cuenta el interés general como criterio básico e insistiendo en un modelo depredador y desarrollista que ya ha fracasado en el conjunto del Estado.

Un modelo que abría en la NTT la posibilidad de la entrada del sector empresarial de las grandes superficies o la implantación, bajo el socorrido argumento de la desestacionalización, de nuevos campos de golf que llevarían aparejados nuevos desarrollos urbanísticos o que facilitaba la construcción de infraestructuras sobredimensionadas al no determinar sus dimensiones o su tipología, como el proyecto paralizado de la carretera general o permitiendo la instalación de nuevas plantas de reciclaje de material de construcción en suelo rústico o eliminando del PTI la limitación de reducir al máximo las zonas turísticas para adecuar las plazas de alojamiento a la capacidad de carga del territorio.

En definitiva, la decisión del Consell Insular de Menorca no hace más que avalar el informe técnico de la Comisión Balear de Medio Ambiente al advertir en su día que la aprobación de la NTT tendría nuevos impactos negativos no existentes en el PTI vigente entonces y que afectaría al «peculiar paisaje de la Isla».

Por todo ello, Esquerra de Menorca se felicita por esta decisión y anima a los Ayuntamientos, al Consell y a agentes y entidades sociales implicadas a trabajar en la necesaria revisión y actualización del PTI de 2003 que debería haberse realizado en 2013 y que el PP prefirió demorar, redactando en cambio un documento de ordenación territorial calculadamente ambiguo para dejar a la interpretación del planificador las intervenciones futuras en el territorio. En este sentido y para evitar nuevas agresiones al territorio debidas a la visión neoliberal constreñida de la realidad, Esquerra de Menorca hace una apuesta decidida por una planificación territorial que impulse un modelo que vincule el paisaje y el territorio interpretándolos como el espacio común donde se conjugue el interés social con el equilibrio ambiental promoviendo actuaciones que diversifiquen la actividad económica de la isla para evitar excesivas dependencias de un solo sector, definan una estrategia para el sector turístico de sostenibilidad viable en lo social, ambiental y económico, garanticen una vivienda digna a los sectores poblacionales más desfavorecidos y más afectados por la crisis y, sin consumir más territorio, densifiquen los núcleos urbanos sin afectar a lo rústico, contemplen un plan de movilidad que favorezca el transporte público y los desplazamientos a pie o en bici, potencien políticas de uso social, racional y sostenible del agua, primando la eficiencia, el ahorro, la reutilización y la depuración integral, instaurando un modelo energético de generación y consumo, basado en las renovables, disperso en el territorio frente al modelo concentrado habitual, impulsando la agricultura y ganadería ecológicas mediante la defensa de la explotación familiar y por medio del compendio de técnicas agrarias y ganaderas cuyo objetivo esencial es la obtención de alimentos con todas las propiedades naturales, impulsando los planes de gestión de los LIC y ZEPA de la Red Natura 2000 y proponiendo que la Reserva de la Biosfera sea el eje conductor de las políticas no solo ambientales, sino también territoriales y económicas de la isla.